Celebrando la Semana Mundial de la Lactancia Materna en Estados Unidos se aprobó la ley que permite a la mujeres amantar en publico.

La información se dio a conocer en vísperas de la semana mundial de la lactancia materna, que se conmemora entre este miércoles 1 de agosto y se extiende hasta el martes 7.

Sin embargo, la iniciativa legal no estuvo exenta de sobresaltos. En Utah, un representante republicano acusó que “esta regulación parece decir que no necesitas taparte. Simplemente, no estoy cómodo, ya que lo hacen justo en tu cara”.

Precisamente, la legislación chocaba con otra que especificaba que enseñar los pechos en público está prohibido. Sin embargo, la ley salió adelante pese a las peticiones de corregir el lenguaje: “Todas las mujeres podrán dar de mamar en sitios públicos”.

Por otro lado, en Idaho la regulación tardó 15 años en aprobarse, aunque al momento de su aprobación, la iniciativa recibió el respaldo unánime del Congreso y el Senado.

De este modo, todos los estados de EE.UU. han legalizado el dar de mamar en público y se suman a países como el Reino Unido (que garantizó la lactancia materna en 2010) o Australia (legalizada en 1984).

Cabe recordar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) defiende la lactancia natural “en cualquier lugar y en cualquier momento”, ya que durante los primeros seis meses corresponde a una alimentación exclusiva de los recién nacidos.

La única limitación a la lactancia en público que debería plantearse es la que marcan algunas madres, que sienten cierto reparo, cierta vergüenza, de hacerlo delante de otros. Para ellas también hay lugares especialmente habilitados en grandes superficies. Pero la posibilidad de que las mujeres elijan dónde dar el pecho siempre ha de ser libre, y solo optar por un lugar más íntimo si es la mujer quien así lo prefiere. No porque se vea obligada a ello por otros que no entienden que dar de mamar a un hijo cuando lo requiere debe ser algo tan natural como respirar.

Está comprobado, y así lo afirman tanto la Organización Mundial de la Salud como Unicef, que la leche materna es el mejor alimento para el desarrollo y crecimiento de un bebé. Y la OMS recomienda que la lactancia se prolongue durante los dos primeros años de vida del menor.

Hay países que han ido lejos en este sentido, como el Reino Unido, donde la posibilidad de dar el pecho en lugares públicos está garantizada por ley desde 2010, y precisamente lo que considera discriminatorio esa ley es prohibirle a una madre dar el pecho a su hijo allá donde lo necesite.

En España, aún se buscan fórmulas para garantizar la lactancia sin discriminaciones, pero aún habrá que trabajar mucho. Sirva como ejemplo que en 2013, una madre llamada Carmen Vega fue invitada a marcharse de un establecimiento de la firma irlandesa Primark en Sevilla por dar el pecho en la tienda. De momento, poder amamantar en público es un derecho desde 2015 en el País Vasco, como también ocurre en la Comunidad Valenciana. En la ciudad de Pamplona, todas las dependencias municipales están declaradas “espacios de lactancia materna”.

 

Comments are closed.